Qué es la Responsabilidad Ampliada del Productor y cómo va a afectar a las empresas del sector textil

by Beatriz Domenech
Zero Waste Objective

SOSTENIBILIDAD Y ECONOMÍA CIRCULAR

30 de abril de 2021

Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP)

La Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) traslada a los fabricantes el coste de la gestión de los residuos que generarán los productos que ponen en el mercado.

Es un concepto acuñado dentro de la política de la Unión Europea que se resume con el principio de “quien contamina paga”. El objetivo es garantizar que no se generen daños al medioambiente a través de una correcta gestión de los residuos, pero sin que el coste repercuta en la administración y en los ciudadanos que no consumen el producto.

Hasta ahora, en España era obligatorio únicamente para aparatos electrónicos y electrónicos, pilas y acumuladores, vehículos, envases, neumáticos y aceites minerales.

La Ley de residuos y suelos contaminados delimita el ámbito de esta responsabilidad, estableciendo las obligaciones a las que pueden quedar sometidos los productores, tanto en la fase de diseño y producción como durante la gestión de los residuos, bien de manera individual (a través de sistemas de depósito, devolución y retorno) o mediante sistemas colectivos (SCRAP).

recyclage des déchets

Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP)

Los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor son organismos gestionados por entidades sin ánimo de lucro y que permiten a las empresas cumplir sus obligaciones de RAP a través de ellos, colaborando de forma económica al funcionamiento del sistema.

Según el modelo SCRAP, todo productor que quiera poner un producto en el mercado debe afrontar el pago de una tasa de gestión (recogida y tratamiento) a la entidad responsable. Un ejemplo sería el modelo de ECOEMBES en los envases y embalajes. Si bien, esta tasa suele repercutir en el precio del producto y, por tanto, en el cliente.

Para facilitar la recogida de estos residuos la Entidad responsable o SCRAP realiza acuerdos o convenios con las comunidades autónomas para que sean los Ayuntamientos quienes realicen la recogida, a cambio de una retribución económica.

Zero Waste Objective

Responsabilidad Ampliada del Productor en el sector textil

La Directiva Europea ((EU) 2018/851) obliga a los Estados Miembros a empezar la recogida selectiva de residuos textiles antes del 1 de enero de 2025. A partir de esta fecha, además de realizarse una recogida separada, se establecerán unos objetivos específicos de reutilización y reciclaje textil. Esto supondrá un impacto para toda la cadena de valor pues será necesario que las empresas empiecen a diseñar y preparar sus productos para contener material reciclado y para permitir su reciclaje.

Estas medidas entrarán en vigor en España, a través de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados que se espera que este mes pueda ser aprobada por el Consejo de Ministros. En esta se establece un régimen de Responsabilidad Ampliada del Productor (individual o colectivo) para el sector textil. Además, quedará prohibida la destrucción de excedentes textiles no vendidos.

Francia es el único país de Europa que cuenta con un sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor. Allí han optado por un sistema colectivo llamado Refashion (antes Eco TLC), entidad acreditada por el Gobierno desde 2007.  Las marcas están obligadas por ley a pagar una contribución con la que la entidad paga a las plantas en función de las toneladas de ropa que clasifiquen. También se recompensa a aquellos municipios que comuniquen sobre la separación y recogida de ropa. Desde su implantación, Francia ha duplicado la proporción de textiles usados recogidos para su reutilización y reciclaje, lo que supone también evitar que hayan llegado a los vertederos.

La tarifa básica que abonan las marcas se define por el peso del producto, con independencia de los materiales o de su calidad. Pero Refashion está ampliando el tipo de aportación para premiar la reducción de materiales en la fabricación o el índice de reciclabilidad. En este sistema de modulación, cuantos más criterios ambientales cumplan las empresas, menos pagarán.

En resumen, el porcentaje de reciclaje es clave. Por lo que es importante preparar los productos antes de aumentar la tasa de recogida, porque si no habrá toneladas de ropa sin poder hacer nada con ellas.

Sostenibilidad y Economía Circular desde AITEX

 

La aplicación de criterios ambientales desde el diseño del producto, o ecodiseño, es uno de los aspectos clave a considerar para hacer frente al reto del reciclaje. AITEX pone sus capacidades y sus recursos a disposición de las empresas textiles para trabajar en este sentido a través del desarrollo de proyectos de I+D, la obtención de certificaciones que acrediten las buenas prácticas y la formación específica en materia de sostenibilidad y economía circular.

 

Para ampliar la información, contacta con Ana Rodes, Responsable de la Unidad Técnica de Economía Circular y Sostenibilidad de AITEX a través del email arodes@aitex.es o visita nuestra web aitex.es/sostenibilidad

Te puede interesar