Category:

Productos para la salud e Higiene

Productos Biodegradables: Hacia un futuro sostenible

INNOVACIÓN- Unidad técnica de Productos para la higiene y salud

21 de febrero de 2020

La producción de plástico a nivel mundial se ha disparado en las últimas décadas; solamente en los últimos 10 años se ha fabricado más plástico que en toda la historia de la humanidad. Se calcula que unos 8 millones de toneladas de plásticos terminan cada año en los océanos y si estas cifras continúan de esta forma, en 2050 habrá más plásticos en el mar que peces viviendo en él.
Cada vez más estamos acostumbrados a oír este tipo de datos, por tanto la preocupación por el medio ambiente y las nuevas directrices de las leyes europeas están haciendo que los consumidores busquen alternativas para reducir el consumo de plástico en el día a día, utilizando cada vez más productos reutilizables, certificados como reciclables o etiquetados como biodegradables y/o compostables.
Zero waste concept? Cotton bags, reusable water bottles and eco friendly accessories

 TIPOS DE PRODUCTOS

Cuando se habla de plásticos, no únicamente se está hablando de bolsas, botellas, envases, cubiertos y otros productos de un solo uso, sino también de multitud de fibras sintéticas utilizadas en productos textiles.
Se utilizan fibras como el poliéster, la poliamida, el polipropileno y las fibras acrílicas para la fabricación de ropa, tapicería, cuerdas, redes de pesca, productos sanitarios como material de quirófano desechable, toallitas para la higiene, pañales, entre otros multitudinarios usos.

Actualmente encontramos alternativas más ecológicas en los productos de un solo uso, sobre todo en los envases. Empiezan a haber cada vez más productos bajo estos atributos, como pañales 100% biodegradables hechos completamente de almidón de yuca o productos de higiene “flushable” o desechables completamente por el inodoro.

La industria textil en general, debido a la aplicación de ésta a multitud de sectores colaterales y la contaminación que los procesos suponen, se ha puesto a trabajar para ofrecer alternativas que hagan disminuir su impacto ambiental, como la creación de nuevos materiales o procesos para la certificar tejidos reciclados.

Las alternativas para las fibras sintéticas son los biopolímeros. Estos materiales son de origen natural, se obtienen a partir del almidón, como el almidón de maíz, de la soja, algas marinas como el alginato, la quitina procedente de crustáceos u otro tipo de cáscaras de diferentes frutos: bananas, coco y frutos secos. El ácido poliláctico o PLA es uno de los biopolímeros más conocidos y utilizados, ya que sus propiedades son las más similares a las del poliéster.

BIODEGRADABILIDAD VS COMPOSTABILIDAD
Un material es biodegradable cuando es capaz de descomponerse químicamente por acción de agentes biológicos, como microorganismos, animales o plantas. Sin embargo es importante destacar que este proceso de descomposición siempre va acompañado de otros agentes físicos como las condiciones ambientales: el sol, el agua, la temperatura y la humedad favorecen estos mecanismos.Por tanto la biodegradación de un material será distinta en función del lugar donde vaya a parar el material cuando se deseche: suelo (enterramiento), agua (agua salada o dulce), vertederos (compost industrial o doméstico) o depuradoras (fangos activos).
Por otro lado, un material es compostable, cuando puede ser degradado por la acción de microorganismos convirtiéndose en dióxido de carbono, agua y biomasa, es decir, abono. Por tanto un material compostable será biodegradable, pero no todos los materiales biodegradables podrán ser compostables, esto dependerá de la calidad del compost o medio en donde se degrade.

ENSAYOS Y CRITERIOS DE ACEPTACION

Existen multitud de normas de ensayo para evaluar si un material es biodegradable, tantas como medios de biodegradación y tipos de materiales.

La norma más ampliamente reconocida y la que establece criterios requisitos claros de aceptación es la norma EN 13432 sobre Envases y Embalajes: Requisitos de los envases y embalajes valorizables mediante compostaje y biodegradación. Programa de ensayo y criterios de evaluación para la aceptación final del envase o embalaje.

La norma establece una serie de ensayos divididos en 4 fases para establecer si el material es finalmente compostable y biodegradable:

1. Caracterización: se evalúa el tipo de material, su composición y los productos de químicos de acabado. Se evalúan según las materias primas sustancias prohibidas o restringida, por ejemplo metales pesados.

2. Biodegradabilidad: La norma marca realizar preferentemente el ensayo en biodegradación aeróbica o ensayo en compostaje aerobio controlado según la norma ISO 14855-1. El criterio para que pase el ensayo el material es que el porcentaje de biodegradación ha de ser al menos de un 90% del total del producto en un período máximo de 6 meses.
Las condiciones de biodegradación no son únicamente aerobias en todos los casos, por ello hay métodos alternativos en caso de no poder ejecutarse por el tipo de material la norma de biodegradación aeróbica anteriormente mencionada, por ejemplo en medios anaerobios.

3. Desintegración: El producto debe ser capaz de poderse desintegrar en un compost biológico máximo durante 12 meses en un tamiz > 2 mm y no debe quedar retenido más de un 10% del peso inicial en seco.

4. Calidad del compost: el compost resultante debe ser apto para ser utilizado sin tener ningún riesgo medioambiental. Para ello se evalúa el compost físico-químicamente y la ecotoxicidad sobre las plantas.

En la norma hay un punto en donde se marcan exenciones para algunos materiales. En el caso de materiales de origen natural, por ejemplo la madera, fibras de madera, pulpa de papel o yute se aceptan como biodegradables sin realizar los ensayos de biodegradación pero deben ser caracterizados químicamente y cumplir con los criterios de desintegración y de calidad del compost.

Además de ésta, existen otras normas de ensayo para la evaluación del comportamiento de los materiales:
ISO 846 y AATCC 30: Enterramiento en un medio anaerobio, esto es exento de oxígeno, el ensayo consiste en poner en contacto el material con un suelo con un alto contenido de microrganismo y determinar si la acción de los mismos es capaz de degradar los materiales. El objetivo del ensayo es demostrar que el material es susceptible de degradarse en las condiciones en las que se ha realzado el ensayo.
UNE 149002:  Biodegradación en fangos activos: Evaluación de la biodegradación aeróbica y anaeróbica y Requisitos para productos desechables por el inodoro.
EN ISO 19679: Plásticos. Determinación de la biodegradabilidad aeróbica de los materiales plásticos no flotantes en una interfaz agua de mar.

ISO 14852: Determinación de la biodegradabilidad aérobica final de materiales plásticos en medio acuoso. Método según el análisis de dióxido de carbono generado

SOLUCIONES QUE APORTA AITEX
 
Desde AITEX ofrecemos la posibilidad de realizar distintos tipos de ensayos para la evaluación de la aptitud de un producto para ser etiquetado como biodegradable y/o compostable. Ofrecemos nuestra experiencia en el asesoramiento a las empresas para cumplir con el etiquetado y para la búsqueda de nuevos materiales y alternativas en el diseño y composición de productos. Además, en cuanto a la certificación de procesos de reciclado textil, AITEX es organismo reconocido para emitir las acreditaciones GRS (Global Recycled Standard) y RCS (Recycled Claim Standard).

0 comment
5 FacebookTwitterGoogle +Pinterest