Control de calidad y evaluación de las propiedades de los materiales para el sector automoción

by Neus Jorda
Control de calidad y evaluación de las propiedades de los materiales para el sector automoción

LABORATORIOS & INNOVACIÓN

21 de febrero

AUTO_car-1882686_960_720

El automóvil es sinónimo de modernidad, de innovación, de cambio, de desarrollo El sector de automoción se encuentra en constante evolución y progreso. Los proveedores apuestan por mejorar los materiales para cumplir con las especificaciones que requieren los constructores y a su vez, el diseño de interiores se adelanta a las tendencias. 

Estructuras y materiales para tapicerías 

Las tapicerías son una zona muy importante dentro del habitáculo del vehículo, hasta el punto en que el diseño y la constitución de la tapicería le confiere un valor añadido a la zona del interior. Para la fabricación de estas tapicerías se emplean materiales multicapa, llamados comúnmente tapicerías tipo “sándwich” que están formadas por varios componentes, éstos pueden ser de dos o incluso tres capas. Las tapicerías de tres capas contienen lo siguiente: 

  • Una primera capa, que está fabricada con tejidos de poliéster para la mayoría de los vehículos. Puede ser un tejido de calada o de género de punto. 
  • En su parte intermedia el poliéster se une a una espuma, que puede ser un poliuretano tipo éter o tipo éster. Esta espuma le confiere a la tapicería un confort o una sensación de suavidad, conocida como “soft. 
  • En la parte posterior de la tapicería, se emplea un no tejido o un tejido de género de punto de espesor muy fino, que se utiliza como absorbente acústico y térmico.  

Por su parte, las tapicerías de dos capas no contienen la espuma intermedia. Están formadas por el tejido de poliéster y el no tejido o tejido de género de punto circular, que actúa de barrera y son tapicerías de espesor más fino. 

Fabricación y requerimientos técnicos 

En cuanto a la fabricación de las tapicerías, suele llevarse a cabo con una máquina llamada foamizadora, que trabaja con una llama central y unos rodillos. Los materiales pasan a través de los rodillos y se unen entre sí por el calor de la llama. Durante el proceso no se suelen emplear adhesivos y es muy importante controlar la altura de la llama, la velocidad de entrada y salida de los componentes, la tensión de los componentes, etc. 

Los constructores del sector están muy concienciados con la seguridad de los ocupantes. Para cumplir con la normativa y velar por la salud de los usuarios se necesitan materiales ligeros, que no emitan sustancias tóxicas que puedan ser perjudiciales para los ocupantes; por ello se controla la emisión de formaldehido en las tapicerías, la emisión de aminas, la emisión de COVs (compuestos orgánicos volátiles) y la emisión de olores. Aunque es prácticamente imposible eliminar por completo el olor en el interior de un vehículo, se procura siempre que no ofenda, es decir, que el olor sea “neutro”, es decir, que el interior del habitáculo “no huela a nada”.   

Por otra parte, existen otro tipo de tapicerías que se emplean en las gamas altas de vehículos: las tapicerías de piel. Estas tapicerías, tienen que cumplir con los requisitos que exigen los constructores en cuanto a envejecimientos, emisiones, solideces, propiedades físicas, ensayos microbiológicos, de reacción al fuego…y en cuanto al ensayo de olor, se acepta que este tipo de tapicerías huela a piel, pero siempre dentro de unos márgenes que no ofendan a los ocupantes. 

 

A continuación, se muestran las exigencias que deben cumplir los fabricantes de vehículos cuando se trata de tapicerías con un determinado gramaje, espesor y composición: 

  • Que presenten un buen comportamiento químico y físico, esto es, frente al ensuciamiento y limpieza, frente a los detergentes, frente al frote en seco y en húmedo, frente al pilling, frente al manchado con agua y otros agentes. 
  • Que dispongan de un valor concreto de resistencia a la tracción y elongación (dependido del constructor), de un valor de apertura de costuras, de absorción de humedad, de fuerza de adhesión, de alargamiento y recuperación, resistencia al enganchón, así como a la abrasión. 
  • Que no se degraden frente al envejecimiento con luz, y sus colores sean sólidos. 
  • Que presenten un óptimo comportamiento frente a la combustión (frente al fuego). 

Con todo esto, se pretende garantizar la fabricación y el uso de materiales de elevadas prestaciones para crear interiores de alta calidad, ya que las expectativas de los consumidores son cada vez más altas. 

Más información: 

Unidad Técnica de automoción y transportes de AITEX

Artículo publicado en AITEX review nº61, seguir leyendo: https://www.aitex.es/revista/

Te puede interesar